Cuatro Tiempos, Automóvil Club de Manzanares

↑ Volver a El Club

Imprimir esta Página

Decálogo

El coche te transporta… a otros tiempos. 

Si piensas que el coche es una maquina para ir de un sitio a otro, no puedes ser cuatrotiempos. El coche es una maquina del tiempo.

El cuatrotiempos debe ser capaz de evocar las caras de las personas que crearon, disfrutaron o maltrataron al coche antes que el; adivina el origen del olor de su interior y, al mirar por su parabrisas, imagina la carretera por donde hizo el rodaje.

Pero ademas el cuatrotiempos sabe que su coche tambien le transporta al mañana, que reconoce en las curiosas caras de los mas pequeños cuando descubren con asombro una de estas maquinas, comprendiendo que tiene la obligacion de conservarla para que alguno de ellos continue la tarea en un futuro.

Lo que se mueve es la carretera.

Si piensas lo contrario seguro que querras ir mas deprisa que ella. Un cuatrotiempos no tiene prisa, sabe que si la carretera aun sigue pasando por debajo de su vetusta maquina es por puro milagro. Si quieres velocidad, hazte socio de un club de rallies.

Quemar rueda es una ordinariez.

Un cuatrotiempos sabe que la sola presencia de su maquina en la calzada hace a ésta mas distinguida. Su coche en el aparcamiento de un restaurante es suficiente para realzar la calidad de su clientela. No le hace falta mayores estridencias.

El mejor equipo de sonido es el apagado.

Un cuatrotiempos debe reconocer cada sonido de su maquina, como una madre conoce cada balbuceo de su hijo. En la carretera siempre va atento a que esa sinfonia de ruidos metalicos no se vea alterado por uno nuevo que denote que algo no marcha como deberia. Para eso hace falta silencio.

El coche es para moverlo.

Un cuatrotiempos no tiene un museo. Sabe que muchas personas antes de que el naciera se preocuparon por crear un artefacto para moverse, y asi debe seguir siendo. Un coche por muy bien conservado que este, no puede quedarse olvidado en el fondo de un triste garaje; hay que demostrar a todos que se creo para moverse, y asi sigue siendo.

Seria egoista privar de su vista en la calle, de su sonido y de su olor a las anteriores generaciones que vivieron y lucharon con el, pero incluso seria mezquino privar de ello a las futuras generaciones.

Los coches son una aficion.

El cuatrotiempos se reconoce porque no es un obseso automovilistico. Como todo en la vida, cada ingrediente debe tener su justa proporcion, de lo contrario una aficion se convierte primero en devocion, luego en obligacion y por ultimo en obsesion. Cuatro tiempos no admite a pelmas monotema.

La perfeccion no existe.

Un cuatrotiempos esta satisfecho con su coche. Es posible que piense que le falta algo, pero para eso siempre hay tiempo. Siempre tienes excusa para viajar a una feria o a un deguace a por esa pieza que le falta, o que tiene rota. Pero eso nunca sera obstaculo para que lo saques a la calle con orgullo.

Lavalo, que no encoge.

Un cuatrotiempos odia que su coche se moje, por dos razones: sabe lo mal que se lleva el agua y el metal, y ademas siempre lo lleva limpio. Pero limpieza bien entendida, nunca obligara a ninguno de sus ocupantes a pisar sobre papeles de periodico para no manchar las alfombrillas, ni cubrira con mantas de los chinos los asientos para que no se ensucien. No puede ser un maniatico.

Dama…, o Caballero.

Un cuatrotiempos siempre esta a la altura de las circunstancias. No solo su coche le distingue en la carretera, sino tambien su actitud.

Tu coche no es tuyo.

Otros lo disfrutaron y ahora te toca a ti ser capaz de que otros lo disfruten. ¿aceptas el reto?

Moraleja

Un cuatrotiempos debe fomentar la camaraderia, respetando siempre a los que han sido capaces de aceptar la dura tarea de conservar los coches que te gustan.

Enlace permanente a este artículo: http://cuatrotiempos.org/?page_id=86